47 – Chick Corea, creando espacios

my spanish heart

Chick CoreaMy Spanish Heart. Polydor, 1976

A finales de los años sesenta, cuando el ‘Hacedor’ (aka Miles Davis) decidió que había que comenzar a transitar otras carreteras, que había que olvidar el cariz obvio que estaba tomando el jazz y reaprender de nuevo a hacer y tocar música. A finales de los años sesenta, cuando el ‘Hacedor’ (aka Miles Davis) decidió que para su nueva banda necesitaba sangre virgen que no estuviera ‘contaminada’ por los aprirorismos establecidos, Sigue leyendo

31 – Herbie Hancock, hijo del padre

Herbie+Hancock+-+Head+Hunters+-+LP+RECORD-364139

Herbie HancockHead Hunters. Columbia, 1973

En todas las cosmogonías existe un dios padre (Zeus, Yahvé, Ra…) que encarna la creación, el momento en que se vislumbra la primera luz tras el caos primigenio. Después de la ruptura del velo por parte de este original demiurgo aparecen los semidioses, profetas o hijos, que transmiten el conocimiento y siguen propiciando la ‘magia’ necesaria para que el milagro que ilumina las conciencias no se detenga. Si en la cosmogonía musical -y en la particular e intrasferiblemente mia- el dios padre es Miles Davis, Hancock es sin duda su hijo mas trascendente. Sigue leyendo

30 – Elton John, Mozart del pop

goodbye yellow brick road

Elton JohnGoodbye Yellow Brick Road. MCA, 1973

Todas las comparaciones son siempre odiosas. En este caso puede incluso que alguien la perciba como insultante, pero cuanto más me documento e investigo sobre la vida y obra de Reginald Kenneth Dwight -mas adelante contaremos como se convirtió en Elton John– más me convence el subtitulo de ‘Mozart del pop‘ con el que he acompañado este artículo. Además de odiosas e injustas, las comparaciones tienen la obligación de ser exageradas para que su efecto metafórico sea más evidente, y creo que lo estoy consiguiendo. Sigue leyendo

29 – Stevie Wonder, colores acústicos

innervission cover

Stevie WonderInnervisions. Tamla/Motown, 1973

La historia de la música, en todas sus épocas,  está repleta de buenos intérpretes, virtuosos instrumentistas, cantantes portentosos o compositores que han sido tocados por el dedo de la musa en un momento puntual de su vida para crear una obra maestra. Pero sólo existe un número limitado de genios trascendentes, de personajes singulares, superdotados, que son los que se ocupan de dar los saltos evolutivos  necesarios para que la creación no se convierta en rutina. Sigue leyendo