47 – Chick Corea, creando espacios

my spanish heart

Chick CoreaMy Spanish Heart. Polydor, 1976

A finales de los años sesenta, cuando el ‘Hacedor’ (aka Miles Davis) decidió que había que comenzar a transitar otras carreteras, que había que olvidar el cariz obvio que estaba tomando el jazz y reaprender de nuevo a hacer y tocar música. A finales de los años sesenta, cuando el ‘Hacedor’ (aka Miles Davis) decidió que para su nueva banda necesitaba sangre virgen que no estuviera ‘contaminada’ por los aprirorismos establecidos, Sigue leyendo

39 – Roy Ayers, pensando en la música

r.ayers-tear2smile Roy Ayers UbiquityA Tear To Smile. Polydor, 1975

Si hemos de buscarle un padrino al que endosarle la responsabilidad del soplo divino que permitió el renacimiento del black funky vibe en los 90 – léase british funk, rare grooves, hip-hop jazz, o lo que conocemos como acid jazz– este es sin duda Roy Ayers. Es uno de esos artistas capaces de fluir con la época, genios que nunca se encuentran fuera de onda, que siempre tienen algo que decir. Sigue leyendo

37 – Donald Byrd, cátedra del ‘vibe’

Donald+Byrd+-+Places+And+Spaces+-+LP+RECORD-479046

Donald ByrdPlaces And Spaces. Blue Note, 1975

Calificar de maestro a cualquiera que aparezca en esta serie de artículos sobre los personajes, que en mi opinión, mas han influido en la música popular de los últimos cincuenta años suena a tópico repateado, pero en este caso está mas que justificado: Donald Byrd no es solo uno de los mejores instrumentistas que han alumbrado las musas si no que, además, ha dedicado gran parte de su vida a la enseñanza de su arte Sigue leyendo

31 – Herbie Hancock, hijo del padre

Herbie+Hancock+-+Head+Hunters+-+LP+RECORD-364139

Herbie HancockHead Hunters. Columbia, 1973

En todas las cosmogonías existe un dios padre (Zeus, Yahvé, Ra…) que encarna la creación, el momento en que se vislumbra la primera luz tras el caos primigenio. Después de la ruptura del velo por parte de este original demiurgo aparecen los semidioses, profetas o hijos, que transmiten el conocimiento y siguen propiciando la ‘magia’ necesaria para que el milagro que ilumina las conciencias no se detenga. Si en la cosmogonía musical -y en la particular e intrasferiblemente mia- el dios padre es Miles Davis, Hancock es sin duda su hijo mas trascendente. Sigue leyendo