42 – Led Zeppelin, cuando los gigantes poblaban la tierra

Led_Zeppelin_-_The_Song_Remains_The_Same-cdcovers_cc-front

Led ZeppelinThe Song Remains The Same.  Swan, 1976

Hace más de 65 millones de años unos lagartos gigantes, monstruosos y terribles, eran los señores de la tierra. Esos enormes saurios eran los dueños absolutos de un planeta en el que, pese a lo que nos contaban las películas de Raquel Welch o el delirio de Jurassic Parc, los homínidos todavía brillábamos por nuestra ausencia. Su supremacía duró hasta que, se supone, un enorme cataclismo cósmico en forma de meteorito  chocó contra la tierra, levantando una enorme nube de polvo que ocultó el sol durante años y facilitó su extinción. Sigue leyendo

41 – Earth, Wind And Fire, los elementos del funky.

EWF-THATS-THE-WAY-OF-THE-WORLD-cover

Earth, Wind And FireThat’s The Way Of The World. Columbia, 1975

Hace unos 2500 años Empédocles de Agrigento, un filósofo y político democrático griego -peculiar personaje mezcla de poeta, adivino y filósofo-, elaboró su célebre teoría de los cuatro elementos: tierra, agua fuego y aire. Cuatro elemento que, según él, forman todo lo que hay en el cosmos. Para Empédocles, todo lo que existe se ha creado por la combinación y mezcla de esas cuatro sustancias fundamentales. En el último tercio del siglo pasado, una banda de Chicago decidió que eliminaría uno de los elementos para que la mezcla que proponía fuera la deseada. El agua podía apagar el fuego avivado por el viento en la tierra del soul/jazz/funk. Era el momento de Earth, Wind & Fire. Sigue leyendo

40 – 10cc, la medida del arte

10-cc-the-original-soundtrack-1975-front-cover-106618

10ccThe Original Soundtrack– Mercury, 1975

Como todos los melómanos del planeta, yo también tengo mi teoría sobre que música hubieron hecho The Beatles si no se hubieran disuelto –hasta la muerte de Lennon por supuesto-. He escuchado muchas barbaridades al respecto: que si Supertramp, que si la ELO (Dios mio!!!)… Yo lo tengo bastante claro: mi opción estaría entre los protagonistas de esta semana, 10cc, y el americano Todd Rundgren (al que ya le dedique un capitulo de ‘Dioses y Monstruos’). Sigue leyendo

39 – Roy Ayers, pensando en la música

r.ayers-tear2smile Roy Ayers UbiquityA Tear To Smile. Polydor, 1975

Si hemos de buscarle un padrino al que endosarle la responsabilidad del soplo divino que permitió el renacimiento del black funky vibe en los 90 – léase british funk, rare grooves, hip-hop jazz, o lo que conocemos como acid jazz– este es sin duda Roy Ayers. Es uno de esos artistas capaces de fluir con la época, genios que nunca se encuentran fuera de onda, que siempre tienen algo que decir. Sigue leyendo

38 – Triana, el sur también existe

Triana-El_Patio

TrianaEl Patio. Movieplay, 1975

En la primera mitad de los años setenta, la España casposa que supuraba cutrez al tiempo que el generalísimo firmaba sus ultimas condenas a muerte, bailaba con Formula V En la Fiesta de Blas, descubría la canción del verano con El Bimbo de Georgie Dann, y se daba el lote en el asiento de atrás de un 1430 arropada por la meliflua voz de Camilo Sesto o Pablo Abraira. ¿Que pasó? ¿Que le sucedió a la ingeniosa, y sorprendente por lo osada, década de los sesenta hispana que había iluminado bandas tan competentes como Los Canarios, Los Sirex, Los Salvajes, Los Brincos o Los Pekenikes?. Sigue leyendo

37 – Donald Byrd, cátedra del ‘vibe’

Donald+Byrd+-+Places+And+Spaces+-+LP+RECORD-479046

Donald ByrdPlaces And Spaces. Blue Note, 1975

Calificar de maestro a cualquiera que aparezca en esta serie de artículos sobre los personajes, que en mi opinión, mas han influido en la música popular de los últimos cincuenta años suena a tópico repateado, pero en este caso está mas que justificado: Donald Byrd no es solo uno de los mejores instrumentistas que han alumbrado las musas si no que, además, ha dedicado gran parte de su vida a la enseñanza de su arte Sigue leyendo

36 – Carlos Santana, descarga latina

santana lotus cover

SantanaLotus. Columbia, 1974

“Quien vive demasiado malogra su biografía. En resumidas cuentas, sólo pueden considerarse plenamente realizados los destinos rotos.”
Emile Cioran

Cioran como es habitual sin pelos en la lengua. Pero si lo analizamos desde un punto de vista crudo y egoísta, prescindiendo de la mas mínima debilidad misericordiosa e humanitaria (ya se sabe… la belleza no es mas que el comienzo de lo terrible), no podemos mas que estar de acuerdo con él en cuanto a artistas se refiere. No es que uno deba alegrarse de la muerte de un semejante, pero.. ¿os imagináis a Marilyn con casi noventa años?.. ahora seria una viejecita adorable, seguro, pero hace treinta años probablemente la hubiéramos visto haciendo patéticas películas de infumable calidad que hubieran echado por tierra todo el mito. Sigue leyendo

35 – Gil Scott-Heron, esperando la revolución

gil_scott-heron-winter_in_america-front

Gil Scott-Heron/Brian JacksonWinter in America. StrataEast, 1974

Sabemos que tenía razón; él murió esperándola, nosotros seguimos aquí para ser testigos cuando llegue. “No puedes quedarte en casa, hermano./No puedes conectar, encender y escurrir el bulto./No puedes quedarte colgado del ‘caballo’ y evitarlo./ Ir a por cerveza durante los anuncios,/Porque la revolución no sera televisada.(…) No habrá repeticiones para la revolución/ porque la revolución sera en directo” Sigue leyendo

34 – Steely Dan, la tormenta perfecta

pretzel_logic

Steely DanPretzel Logic. ABC, 1974

‘Tormenta perfecta’ es una expresión utilizada en meteorología para describir un evento al limite; un suceso donde una rara combinación de circunstancias, una extraordinaria conjunción de factores, provoca un fenómeno atmosférico de magnitud inusual. A finales de los años sesenta, en un café bohemio cercano a un selecto colegio de Nueva York, coincidieron dos talentos cuya conjunción crearía una de las tormentas musicales más perfectas jamas habida. Walter y Donald. Becker y Fagen. Steely Dan. Sigue leyendo

33 – Minnie Riperton, efímera gracia

minniecover

Minnie Riperton Perfect Angel. Epic, 1974

La perfección técnica, o un don extraordinario, es un factor que influye sin duda en la obra de cualquier artista, pero en absoluto es determinante a la hora de evaluar el resultado final; porque el arte siempre requiere de una dosis de lo que comúnmente se llama ‘genio’,  y que es imposible de mesurar según los parámetros habituales.  A Minnie Riperton le fue concedida una voz más allá de lo corriente: su registro vocal abarcaba cinco octavas y media. Una octava es el intervalo entre dos sonidos cuya frecuencia tiene una relación de dos a uno (la misma nota la mitad de grave o el doble de aguda es una octava más o una menos).  Para que os hagáis una idea: si lo normal es que un piano tenga entre cinco y siete octavas (entre 61 y 88 teclas), Sigue leyendo