19 – War, ritmo y compromiso

War-The_World_Is_A_Ghetto

WarThe World is a Ghetto. United Artist, 1972

“Caminando por la calle, con los ojos turbios/Mirando al cielo, con los ojos brillantes /Buscando por el lugar, con los ojos cansados/Llorando en la noche, con los ojos húmedos/ No sé que es verdad/Para mí y para ti/El mundo es un ghetto”

Dar placer a los sentidos es su primer objetivo, pero toda manifestación artística que pretenda ser algo más que un mero adorno, un simple embellecimiento momentáneo de la realidad, debe buscar la trascendencia; debe ser más de lo que se ve a simple vista y contener un mensaje mas allá de lo que se percibe en la superficie. En la antigüedad -hasta casi la edad moderna-, cuando la cultura y la educación estaban al alcance de muy pocos, al pueblo llano se le explicaban las cosas por medio de los dibujos, de los murales de las iglesias, de las construcciones sagradas en si mismas, o mediante las palabras que escuchaban al viejo que contaba las historias, o en los versos del rapsoda. Toda obra que aspirara a ser importante necesitaba tener un sentido, estar hecha para algo, querer comunicarnos alguna cosa. Pero tampoco hace falta retroceder tanto en el tiempo, porque cuando se escucha el Réquiem de Mozart se percibe al instante que el artista creía en lo que estaba escribiendo: el ‘miedo’ a la muerte sin congraciarse con el creador es evidente en cada una de las notas, y así lo sentían también los que la escuchaban. Si hablamos de pintura uno de los ejemplos más claros lo tenemos con el Guernika de Picasso: una obra con la que se puede entender perfectamente lo que fue la guerra civil. El mensaje… si…eso es… un mensaje, un significado, the meaning. Nuestros Dioses y Monstruos de esta edición, al igual que tantos y tantos artistas comprometidos de los años setenta, creaban su música para algo más que para mover el culo en la pista de baile -lo que por cierto también conseguían con creces-.

war1

En 1969, cuando ya se había trasladado a vivir a San Francisco por sus problemas respiratorios -tras una no demasiado larga pero intensa carrera en el Reino Unido con The Animals-, Eric Burdon, junto con el productor Jerry Goldstein, contactó con una banda de Long Beach llamada The Nighshift. Jerry Goldstein les había visto tocar en vivo y se había quedado pasmado: “Es la mejor banda en directo que he visto en mi vida” le dijo Jerry a Eric; a las pocas semanas ya estaba en marcha Eric Burdon & War.  El resultado fue un primer álbum explosivo, Eric Burdon declares War, en el que se incluían piezas del calado de Spill the Wine o Tobacco Road. Le siguió un disco doble titulado The Black-Man’s Burdon, lanzado a finales de septiembre de 1970 sin demasiado éxito  esa es la verdad. En un año se habían convertido en la sensación de la música en vivo de toda la zona de Los Angeles y el el sur de California, pero en uno de esos catárticos -y larguísimos- conciertos, Burdon se desplomó en el escenario  a causa de un ataque de asma. Era 1971, y War continuó el viaje sin él. Luego llegaron dos álbumes más, ya sin el ‘animal’, War y All Day Music, los dos editados en 1971; y a finales de 1972 el disco que nos ilustra el texto: The World is a Ghetto.

Pero rebobinemos un poco y descubramos de donde salía esta multiétnica asociación  En 1962, Howard E. Scott (cantante y guitarrista)  y Harold “Ray” Brown, (baterista) formaron una banda a la que denominaron The Creators. A estos originales ‘creadores’ pronto  se les unieron Charles Miller (saxofonista, flautista y clarinetista), Morris “BB” Dickerson (bajista), Leroy “Lonnie” Jordan (teclista), Lee Oskar (tocando la armónica) y Thomas Sylvester “Papa Dee” Allen (percusionista). Grandes instrumentistas que además todos ellos hacían coros y apoyos vocales. Compartían el amor por la diversidad, por la mezcla de estilos; un melting pot que no era más que el reflejo de donde vivían, una proyección del verdadero espíritu de la calle, de los ghettos multiétnicos de LA donde convivían latinos, afroamericanos, blancos (pobres por supuesto) y jamaicanos, y donde ritmos de diferentes culturas se mezclaban en una amalgama colorista. Por aquel entonces Jordan afirmaba que el objetivo de la banda era difundir un mensaje de hermandad y armonía, y que usaban sus voces e instrumentos para denunciar el racismo, el hambre y el crimen, promoviendo un espíritu de fraternidad entre razas, y la esperanza de que la convivencia entre los más desfavorecidos era posible. The Creators grabaron varios singles para Doré Records junto con Tjay Contrelli, un saxofonista que había tocado con los psicodélicos Love. En 1968  pasaron a ser The Nightshift (llamados asi por Harold Brown, que para llegar a fin de mes trabajaba por las noches en un depósito de acero) y comenzaron a acompañar a  Deacon Jones, un legendario deportista de la liga de fútbol americano que también se dedicaba al espectáculo como actor y cantante. Fue en una de esas actuaciones, en el Rag Doll de Hollywood, donde los vio Goldstein y se le encendió la lucecita.

war2

The World is a Ghetto es el disco más popular, a mi parecer también el más completo,  de toda su carrera. La culminación de todo lo que habían estado apuntando creativamente en sus dos álbumes anteriores. El guiso sonoro que cocinan con todas las especies imaginables: rock, funk, jazz, soul, ritmos africanos, música latina o reggae… sale del horno deliciosamente en su punto. El álbum cuenta con temas de formato single -imprescindibles para que las emisoras de radio programaran su música-, de no mas de cinco minutos, comenzando por el que fue el primero que salio en 7″,  The Cisco Kid: una canción que cuenta la historia de Cisco y su amigo latino, el gordo Pancho, con el que se pasea por Rio Grande bebiendo cerveza y comiendo cacahuetes de una lata. CK y Pancho  no son más que una fantasía en la mente de la juventud del ghetto, un sueño, una historia en la que se exalta la amistad interracial y que supone un grito de esperanza para unos jóvenes que  ven que el mundo tal y como esta concebido para ellos les ofrece pocas salidas. Otro de los temas cortos es Where Was You At, una delicia que desborda soul del bueno, una gema cortada con el molde de los Isley Brothers más inspirados. Y como ultimo corte de duración single tenemos el tema que cierra el disco, Beetles in the Bog: probablemente el tema más flojo del álbum, en el que puede que pequen de auto-indulgentes  los coros africanos y su groovy característico destacan como siempre, pero como cuesta tanto estar al nivel de las otras piezas que componen la obra puede que para terminar tan fantástico disco el track nos deje con ganas de algo mejor. Los otros tres cortes que componen el álbum tienen otro concepto. La extensa  aventura afro psicodélica que se desarrolla en los trece minutos de City, Country, City: un tour de force enérgico en el que todo los músicos tienen su momento para  lucirse en un solo sin que la pieza resulte inconexa, y donde la banda nos quiere transmitir el bullicio de un día en el ghetto, intercalando la calma de la noche con el ajetreo del día  El segundo lado se abre con  Four Cornered Room: un tema que discurre entre el blues lisérgico y una balada al estilo Temptations,  en el que deslumbra el nivel de la producción y sonido conseguidos (este álbum se lanzo también en formato de cinta para equipos cuadrofónicos).  Y como colofón casi insuperable la canción  que da titulo al disco, The World is  Ghetto. Porque  si tuviéramos que elegir  una única canción con la que describir lo que es la vida en el ghetto sería esta. Una melodía soul agridulce, con un recitado en primera persona que va desgranando la amargura -y también la esperanza- de los que viven y mueren encerrados en esa cárcel sin barrotes. Es difícil pensar en una canción que refleje mejor la sociedad americana en la década de 1970,  con permiso de algún tema de Marvin o Curtis, y que como culminación nos deja un solo de saxo de Charles Miller que duele de tanta belleza que transmite.

Además del corte original de The World is a Ghetto que aparece en el álbum hay que destacar la fantástica versión doce pulgadas que se edito en 1980, y que es uno de los mejores vinilos que se han pinchado en una discoteca.

war3

War siguen en activo, aunque los que se presentan con este nombre no son los miembros originales de la banda, exceptuando a Jordan. Al igual que ha sucedido en multitud de ocasiones fueron victimas de un leonino contrato con el ‘blanquito listo’ de turno, y cuando quisieron darse cuenta -cuando quisieron abandonar a Jerry Goldstein– el nombre no les pertenecía. Por lo que si veis el nombre War en algun cartel que sepáis que los que van a tocar no son ellos, sino otros músicos actuando bajo ese nombre, como en una franquicia. Los demás miembros originales que todavía siguen vivos tocan bajo el nombre de Lowrider Band. Digo los que quedan vivos porque Charles Miller fue asesinado en 1980 y “Papa Dee” Allen falleció por un infarto durante un concierto en 1988.

“Me pregunto cuándo voy a encontrar el paraíso/ En alguna parte hay un hogar dulce y agradable/ Me pregunto si voy a encontrar la felicidad/Supongo que no debo rendirme ahora/ No sé que es verdad/ Para ti y para mi/ El mundo es un ghetto

3 pensamientos en “19 – War, ritmo y compromiso

  1. Gracias Joan ,me encanta leer tu blog……porque la verdad que me interesa mucho la música;pero me interesa muchísimo la historia de los que la hacen .Mensajes como este…” Por aquel entonces Jordan afirmaba que el objetivo de la banda era difundir un mensaje de hermandad y armonía, y que usaban sus voces e instrumentos para denunciar el racismo, el hambre y el crimen, promoviendo un espíritu de fraternidad entre razas, y la esperanza de que la convivencia entre los más desfavorecidos era posible.”..han sido creo yo muy importantes ,para ir cambiando el mundo ….poc a poc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s