9 – King Crimson, el rey carmesí

Islands2

King CrimsonIslands. Virgin/EG, 1971

En el británico verano de 1967, los hermanos Michael y Peter Giles -baterista y bajista respectivamente- anunciaron en la prensa que necesitaban un vocalista que tocara el piano para un nuevo proyecto. Un tal Robert Fripp, de Dorset como ellos, con 21 años recién cumplidos, contestó al reclamo interesándose por el puesto. Lo curioso es que Fripp no había cantado en su vida, y lo suyo eran, como siempre han sido desde que tenían once años, las seis cuerdas. De ese equivoco encuentro surgió Giles, Giles & Fripp, una banda que grabó un solo álbum de pop experimental, extravagante, irreverente, genial, pero que no alcanzó el éxito merecido –The Cheerful Insanity of Giles, Giles & Fripp-, y que sería el origen de una de las más brillantes formaciones musicales de la historia: el rey carmesí, King Crimson.

“Los hermanos Giles estaban buscando un cantante que tocara teclados, y yo era un guitarrista que no cantaba. Después de 30 días de estar tocando y grabando con ellos les pregunte si el trabajo era mio o no. Entonces Michael se puso a liarse un cigarro y me dijo muy despacio: ‘Bueno, tranquilo hombre, no tenemos prisa para comprometernos, ¿verdad?’. Y yo todavía no sé si alguna vez me dieron el trabajo.”    Fripp  

KingCrimson1973

Rock progresivo denominaron al movimiento que encabezó King Crimson junto a Génesis, Yes o Pink Floyd. Pero en mi opinión el cajón del rock, aunque este aderezado con el adjetivo de progresivo, se queda muy estrecho para albergar la música de Fripp y sus compañeros de viaje. En todo caso, y si me dejan elegir, no dudaría en quedarme con el de art rock, mucho más ajustado a lo que pretendían expresar esos músicos. Si el blues, el soul o el funk buscan sus raíces en la música africana, el sonido que alumbraron King Crimson y sus compañeros de generación e inquietudes se alimenta principalmente del folclore anglosajón, de compositores clásicos, y del teatro musical ingles. Me imagino a los genios de la armonía de hace dos siglos con instrumentos eléctricos y sintetizadores… quizá hubieran sonado ya a King Crimson.

La primera encarnación de King Crimson se formó en Londres el 30 de noviembre 1968. El nombre de la banda fue acuñado por  Peter Sinfield como un sinónimo de Belcebú, príncipe de los demonios. Según Fripp, Belcebú sería una forma anglicana de la frase árabe ‘b’il Sabab‘, que significa “el hombre con un objetivo”. Histórica y etimológicamente, un ‘rey carmesí  es cualquier monarca bajo cuyo reinado haya habido disturbios y abundante derramamiento de sangre. Con un primer disco tremebundo que titularon In The Court Of Crimson King, los hermanos Giles, Fripp, Ian Mcdonald a los teclados, vientos y mellotron, Greg Lake como bajista y cantante, y Pete Sinfield escribiendo los textos y creando ‘visiones’ (se dedicaba a trabajar con la iluminación de la banda) irrumpieron en una escena que todavía estaba resacosa de Woodstock y el verano de la flores.

A este primer desembarco del ‘Rey’ le siguieron otros dos discos: In The Wake of Poseidon y Lizard. Que siguieron manteniendo el tono lírico de majestuosidad sonora en el que ya estaban instalados, pese a que los cambios de personal no dejaban de sucederse. Y ya, dos años después de su debut, llego Islands.

Este es el cuarto álbum de su carrera, y fue grabado en Octubre de 1971 en los Command Studios de Piccadilly, Londres. Siempre ha sido considerado por la crítica como como uno de los peores Lp’s de la banda, injustamente creo yo, aunque quizá la elección más lógica hubiera sido cualquier de los otros discos que editaron entre 1968 y 1974 -año en que se disolvieron temporalmente por más de un lustro-. Pero yo no soy crítico musical, y el hecho de que el concepto del disco sea el mar Mediterráneo, que sea una revisitación de la Odisea de Homero, y que Formentera aparezca como la anhelada Ítaca a la que quiere arribar Ulises, me decantaron por este disco, que originalmente apareció sin nombre ni créditos, y al que acabo denominándose Islands.

El álbum esta fuertemente influenciado por los experimentos orquestales de Gil Evans con Miles, y se le considera el último de su período más sinfónico. Definitivamente si que fue el último para Peter Sinfield que, por divergencias artísticas y personales, los abandonaría terminada la obra. Para esta grabación los Crimson ya no contaban con los fundadores hermanos Giles, y formaron con Fripp a la guitarra, mellotron y frippertronics; el poeta Peter Sinfield escribiendo los textos; Boz Burrell como cantante y bajista -que no lo era pero al que Fripp enseño a tocar el bajo para este disco-; Mel Collins en el saxo, flautas y oboes; e Ian Wallace a la batería.

king-king-crimson3

El viaje que se nos narra en busca de Ítaca-Formentera sigue la narración de Homero, y en cierta forma tiene una estructura similar a la novela Ulises de James Joyce. Son casi 44 minutos alimentados por elementos tan dispares y sugerentes como la polifonía sacra, la música clásica, el jazz avant-garde y el surrealismo. Comienza con Formentera Lady, una oscura balada dedicada a la Penélope pitiusa de nuestro Ulises. El segundo corte, Sailor’s Tale, es el momento más desafiante de Islands y probablemente de la carrera del grupo: una jam de doce minutos y medio trufada de guitarras distorsionadas, saxos que parecen ánimas en pena lamentándose en la noche, violines hirientes, guitarras acústicas conciliadoras, disonancias inspiradas en el jazz mas avanzado y una base rítmica de pesadilla. Para terminar la primera cara del álbum parece que la cosa se tranquiliza con The Letters, aunque acaben apareciendo esos riffs abrasivos de saxo y guitarra eléctrica que configurarán el sonido futuro de la banda, sobre todo por el tono de la guitarra de Fripp.

La cara B se abre con lo mejor del álbum -axioma de discologo: el mejor corte siempre es el primero de la segunda cara-, Ladies Of The Road, una gema imprescindible que comienza con tono de blues oscuro, con una texto de alto voltaje sexual, que se va poniendo más espesa a medida que se va agregando el saxo y los demás instrumentos, para culminar con un maravilloso estribillo al más puro estilo Lennon-McCartney, unas armonías que nos hacen dudar de que no sean los mismos Beatles los que están cantando, y que nos arrancan del mal sueño encaminándonos por una senda que jamás hubiéramos esperado transitar al comenzar el tema. Sigue con Prelude: Song Of The Gulls, una impecable pieza de música clásica de una belleza bucólica, con sus oboes y hermosos pizzicatos, que nos sorprende al comprobar que el compositor de esta delicia es el mismo Fripp capaz de alterarnos los nervios con sus devaneos frippertonicos. Como último corte nos espera otra delicatessen con el tema que da título al long play: Islands. Una balada muy suave de preciosa melodía, con un delicioso piano que se deja arropar por trompetas, oboes, mellotrons y voces susurradas, y que si cerramos los ojos nos transportan a nuestro rincón particular del Mediterráneo. El disco nos reserva una de esas habituales sorpresas que tanto les gustaba ofrecer a los músicos de los años 70 en sus grabaciones. Si uno espera un minuto al finalizar la última canción suena de repente la voz de Fripp dirigiéndose a una (su) orquesta mientras afinan los instrumentos antes de un ensayo. Curiosidades que formaban parte del tipo de obra conceptual como las que se creaban por aquel entonces.

kingcrimson4

La relación de King Crimson con Formentera no está muy documentada. Se sabe que Peter Sinfield escribió todas las letras de Islands en la pitiusa menor, y vivió en la isla hasta los años ochenta; pero no tengo pruebas de que los demás miembros de la formación se tomaran una caña en la Fonda Pepe, se pasearan entre las sabinas, o subieran a La Mola a ver la luna llena. De todos modos, en 2009, los formenterenses les rindieron homenaje firmando una de sus calles con el nombre del rey carmesí.

Robert Fripp es uno de los Da Vinci de la música del ultimo medio siglo por su capacidad creativa, su exquisita técnica de gran instrumentista, y su continuo estado de evolución -ebullición- en busca de nuevas herramientas musicales y territorios no trillados. Actualmente sigue con su carrera de músico excepcional e innovador. Ha trabajado con gente como Brian Eno, Andy Summers, David Bowie, Peter Gabriel o David Sylvian, pero su ocupación principal es la nueva versión de King Crimson que surgió en los primeros ochenta, y que dura hasta nuestros días. Para ese renacimiento del rey, Fripp recuperó al ex miembro Bill BrufordTony Levin para el bajo, y ficho a un creativo guitarrista norteamericano que estaba tocando con Talking Heads, Adrian Belew, un músico que resulto vital para quitarle el polvo al sonido setentero de los viejos Crimson y convertirlos en una banda new wave que se atrevía hasta con ritmos funk. En su versión del siglo XXI, King Crimson es un sexteto que puede llegar a subdividirse en tres duetos que actúan por separado, y que después de casi cuarenta y cinco años de vida sigue balanceándose maravillosamente entre el genio y la excentricidad.

En 1985 Robert Fripp comienza a impartir una serie de conferencias/clases de guitarra combinadas con meditación y técnicas de desarrollo personal, en las que introduce a los estudiantes en la New Standard Tuning -la nueva afinación para guitarra desarrollada por el mismo- y mediante disciplinas como el tai-chi les enseña a adoptar la postura mas correcta y ergonómica para tocar la guitarra. Guitar Craft desapareció como tal en 2009, pero sus discípulos siguieron con los llamados Guitar Cicles, con presencia en todos los continentes.
Guitar Craft son tres cosas: una forma de desarrollar una relación con la guitarra, una forma de desarrollar una relación con la música, y una forma de desarrollar una relación con uno mismo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s