2 – The Beatles, la alquimia melódica

sgt-peppers_portada

The BeatlesSgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band.  Parlophone/Capitol, 1967

En 1963 Paul McCartney dijo en una entrevista  a la revista Playboy que “ninguno de nosotros  cree en Dios, pero somos más agnósticos que ateos”. Pocos meses después tuvieron su primera experiencia con el LSD en una búsqueda ansiosa por tener experiencias enteógenas. “Tenemos todo lo que se puede comprar con dinero, pero cuando haces eso, las cosas dejan de tener valor después de un tiempo, y entonces buscas otra cosa, una nueva experiencia” aportaba Ringo, y George decía que la única cosa que merece la pena buscar en la vida es las respuestas a las últimas preguntas: ¿quién soy?, ¿por qué estoy aquí?, ¿a dónde voy? “Hemos conseguido dinero y fama, fue divertido un tiempo, pero desde luego no es la respuesta a lo que es la vida”. John, más directo que sus compañeros, no dudaba en afirmar en 1966 que “The Beatles son más populares que Jesús”, aunque luego intento arreglarlo: “No estoy diciendo que somos mejores, o más grandes, ni comparándonos como Jesucristo como persona, Dios, o algo así”.  Paul le echaría una mano tres décadas más tarde, con la polémica todavía vigente: “Desde luego que John no quería decir que The Beatles eran literalmente mayores que Jesucristo.El sólo se refería a la falta de asistencia a la iglesia”.  La cuestión es que su influencia en la sociedad occidental no ha sido tan relevante como la del cristianismo, pero no se les puede negar la que tuvieron, que fue mucha y muy significativa. Es paradójico también que  mientras The Beatles buscaban el sentido a la vida más allá de lo material, se convirtieran a su vez en una guía para la vida de millones de personas en todo el mundo. Como contaba uno de estos acólitos a la revista Time en 1967: “parecían saber más que nosotros, por eso imitábamos su forma de vestir y su conducta, y estudiábamos sus entrevistas para seguir su opinión”

Beatles-londres-2012

Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band es el octavo álbum de estudio de los cuatro profetas de Liverpool. Lanzado en junio de 1967, esta considerado el disco mas relevante de la historia de la música popular, tanto por críticos y profesionales, como por millones de aficionados que siempre le han elegido el primero en todas las votaciones que se han llevado a cabo.No tiene rival. Fue un éxito de crítica y público en todo el mundo, con un total de 27 semanas en el top de álbumes del Reino Unido, 15 semanas en el número uno en los EE.UU, y 32 millones de copias vendidas hasta el momento. Bagatelas sin importancia si lo comparamos con lo verdaderamente trascendental de este Lp: el cambio. The Beatles estaban hasta el gorro de fans chillonas que no les dejaban ni oírse a si mismos en los conciertos, se sentían ridículos con su ‘rollete’ pop intrascendente -por genial que fuera-, el mundo estaba evolucionando y ellos querían cambiar con él. Abandonaron las actuaciones en directo, y se sumergieron hasta el fondo en el camino que habían esbozado con Revolver, su álbum anterior. Antes de meterse en el proyecto, McCartney comentó: “(…) ahora ya podemos grabar lo que queramos, subir el listón a un nivel superior, hacer nuestro mejor disco “.

Antes de volver con lo que nos dicen los surcos de este mítico vinilo, demos unos pasos atrás para tener la perspectiva adecuada de lo que pasó y porque pasó. A finales de 1965, The Beatles se habían cansado de las giras y, cuando terminaron sus compromisos americanos, en 1966, dejaron los escenarios. Lennon lo tenía claro:. “Estamos hartos de hacer música soft para abstemios, y también estamos hartos de tocar para ellos”. Además la relación entre los cuatro no era muy buena, y cuando volvieron a Inglaterra corrieron rumores de que se iban a separar. John se tomó unas vacaciones, desapareció durante dos meses, y se dedicó a sus ‘películas’ personales. En una visita a la Indica Gallery de Londres descubrió el arte de una joven japonesa de la que se enamoró, se llamaba Yoko OnoMcCartney trabajó en la banda sonora de un film junto a George Martin, el productor de los escarabajos; Harrison se lio el petate a la cabeza, y se largó a la India para aprender a tocar el sitar con el maestro Shankar; y Ringo que era más ‘sosillo’, menos inquieto, pasó este tiempo muerto junto a su mujer y su primer hijo. En noviembre de ese agitado 1966, durante un vuelo de regreso a Londres desde Kenia, cavilando sobre todo lo que estaba pasando en el grupo, Paul tuvo la idea de componer una canción sobre una banda ficticia que actuaba por ellos -tiempo atrás Lennon había dicho que, para lo que estaban haciendo, podían enviar a cuatro figuras de cera para complacer al público-, y de ese tema se evolucionaría hacía un concepto de estilo, de sonido para un álbum completo; dicen los archivos que fue el primer disco conceptual de la historia aunque, para llevar la contraria, Lennon siempre afirmó que de eso nada, que todas las canciones que había compuesto podrían haber sido incluidas en cualquier otro Lp.

The Beatles, Londres, 1968.  5

Si con Revolver subieron un peldaño, alcanzando un nivel de sofisticación y excelencia no vistos hasta entonces, con Sgt. Pepper no solo mejora la performace técnica, por la excelencia de George Martin en la producción y la posibilidad de grabar con una orquesta, si no que además se suma a la ecuación un crisol de influencias enriquecedoras tan dispares como la psicodélia, el arte, la música clásica, el pop, el rock & roll y el music hall; en ocasiones todas ellas en un mismo corte. Desde el principio se percibe que Paul McCartney es el líder de La Banda del Club de Corazones Solitarios. Suya fue la idea, suyo es el tono en el que se mueve el disco, los arreglos, suyas son la mayoría de las composiciones. En comparación la aportación creativa de Lennon parece menor, pero sucede que John dispara menos pero da en el blanco como pocos. Algunos de los mejores cortes del disco llevan su sello: Lucy in the Skys with Diamonds por supuesto, una de las piedras angulares sobre la que se construyó el movimiento psicodélico británico; With a little help from my friends, una brillante pieza de pop amable cantada por Ringo; o A Day in the Life, sin duda el mejor corte del disco, una deliciosa melodía que se zambulle sin miedo en lo onírico, rozando en ocasiones la pesadilla lisérgica. Al dúo habitual en la composición se suma un estupendo Harrison, que recordemos acaba de volver de la India, colocando su místico experimento Within You Without, donde muestra todo lo aprendido con Ravi Shankar.

Como estrellas de su sello tuvieron acceso ilimitado a los estudios Abbey Road durante mas de cuatro meses. Todo el proceso se llevo a cabo utilizando grabadoras de cuatro pistas; pese a que en EE.UU ya trabajaban con ocho, al Reino Unido no llegarían hasta un año después. Por esa razón, al igual que en grabaciones anteriores, en las sesiones se utilizó una técnica conocida como bouncing down, que consiste en ir recopilando todo lo que ya esta grabado y pasarlo mezclado a una pista para liberar entradas para otros instrumentos. Era el único modo de que no hubiera limite en la cantidad de músicos que podían utilizar. Solo la orquesta de cuerda ya eran 41 maestros. Característica a destacar también es el extenso uso del teclado que hacen en el disco, algo nada habitual en su sonido: piano de cola, órgano Lowrey, clavinet, armonio, piano eléctrico, hammond y glockenspiel se pueden escuchar en el disco. Es evidente que a través de las teclas buscaban darle otra dimensión al pop rock guitarrero que habían estado haciendo hasta entonces.

The-Beatles-Apple-Corps-Ltd

Como guinda del pastel tenemos el art work del álbum. Tan conocida, o más, que la música que guarda entre sus pliegues, la portada fue creada por Robert Fraser, diseñada por Peter Blake Jann Haworth, su esposa y pareja artística, y fotografiada por Michael Cooper. Un collage de colores con los modelos de cartón a tamaño natural de personajes famosos en la parte frontal de la cubierta del álbum, y las letras impresas en su totalidad en la contraportada; la primera vez que se hace esto en un LP de rockThe Beatles están vestidos al estilo militar, con trajes de satén teñido, cargados de insignias y condecoraciones, y situados en el centro de la cubierta, detrás del bombo sobre el que está dibujado el titulo del álbum. La composición representa alrededor de 60 celebridades, incluyendo escritores, filósofos, músicos, estrellas de cine, y -a petición de Harrison– una serie de gurúes de la India. El último grupo incluye a Marlene DietrichCarl Gustav JungWC CamposDiana DorsBob DylanBonn Issy, Marilyn MonroeAldous HuxleyKarlheinz StockhausenSigmund FreudAleister CrowleyTE LawrenceLewis CarrollEdgar Allan PoeKarl MarxSir Robert PeelOscar WildeHG WellsMarlon BrandoStan LaurelOliver Hardy y Lenny BruceLennon quería incluir también a Adolf Hitler y a Jesucristo, pero al final se quedaron fuera del casting más famoso de la historia.

No pienso llevarle la contraria al que sostenga que éste no es el mejor disco de The Beatles, seguro que tiene razón; pero ningún álbum es tan importante históricamente como Sgt. Pepper’s. Con él desaparecieron las reglas, las convenciones, las bandas de rock y pop podían intentar cualquier cosa; para bien se perdió el miedo a la heterodoxia.

Cuando los Bee Gees, por aquel entonces uno de los máximos exponentes del pop que se hacía al otro lado del Atlántico,  escucharon por primera vez Sgt. Pepper’s, se quedaron estupefactos. Según cuenta Robin Gibb, lo único que atinó a decir fue…”Dios mío,….los malditos genios lo hicieron de nuevo!!!”

5 pensamientos en “2 – The Beatles, la alquimia melódica

  1. Genial… me encantan las historias y como lo cuentas. Además este es uno de mis grupos favoritos sin duda, y el Sgt Peeper’s uno de mis álbumes preferidos… qué recuerdos!!

  2. Bueno, el vídeo de youtube que incluyes me encanta pero está rotulado por alguien que no tiene ni idea de escribir, espero que no hayas sido tú.

  3. Como no salió mi anterior comentario y parece que solo busco faltas, deformación profesional, más o menos lo repetiré.
    Me parecen geniales todas tus entradas pero como yo nací a la música con los Beatles esta ha sido miel sobre hojuelas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s